Diamond

Surge como resultado de dos formas geométricas opuestas que tienen una línea de encuentro, llegando a alcanzar una pureza visual como la joya que da su nombre: el diamante.